jueves, 22 de junio de 2017

La hoguera de San juan

Solsticio de verano (o solsticio de estío) Solsticio que marca el principio del verano; en el hemisferio norte se produce hacia el 21 de junio, cuando el Sol pasa por el trópico de Cáncer, al norte del ecuador celeste, y en el hemisferio sur, el 21 de diciembre, cuando el Sol pasa por el trópico de Capricornio.
La víspera de San Juan o noche de San Juan es una festividad cristiana, de origen pagano (Litha) celebrada el 23 de junio, víspera del día de San Juan Bautista, en la que se suelen encender hogueras o fuegos. El origen de esta costumbre se asocia con las celebraciones en las que se festejaba la llegada del solsticio de verano, cuyo rito principal consiste en encender una hoguera. Básicamente simboliza la quema del mal para que triunfe el bien. Que así sea.



jueves, 8 de junio de 2017

Puertos - Ports


Un paseo por el puerto.
A stroll through the port.









lunes, 8 de mayo de 2017

Perros Urbanos - Urban Dogs

Navego por la pintura sin otro rumbo que el de mi propia curiosidad; donde me lleva la curiosidad allí me detengo. Me da igual que sea un perro, una patata o un monumento fabuloso. Todos los temas me producen la misma dificultad y la misma emoción.















sábado, 22 de abril de 2017

Molinos de Viento - Wind mills

Los que han leído El Quijote saben  que Cervantes no lo escribió. Tampoco pudo escribirlo el innecesario redundante Pierre Menard de Borges, y nunca jamás el odioso y repelente impostor Avellaneda.
Cervantes no escribió El Quijote; simplemente se limitó a ordenar en forma de novela los cartapacios y papeles viejos escritos en árabe que encontró en Toledo en condiciones misteriosas y que, con ayuda de un morisco, tradujo al castellano. Todos estos papeles viejos componían la obra llamada “Historia de don Quijote de la Mancha” y fueron escritos por un historiador arábigo, el verdadero autor.***


La metamorfosis de Alonso Quijano 
The metamorphosis of Alonso Quijano



Paisajes Manchegos







Don Quijote







***Los contemporáneos de Cervantes comprendían rápidamente que esto era una graciosa parodia de los libros de caballería donde los manuscritos originales aparecían siempre en misteriosas condiciones: una tumba junto a Constantinopla, una cueva, en pergaminos e idiomas ilegibles etc. Un recurso habitual destinado a intrigar al lector con lo exótico y raro.